Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez
Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez
Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez

Os presentamos a la Babosa de bandas (Parablennius zvonimiri). El cuerpo de este blénido es alargado, aunque se hace más estrecho y comprimido en las zonas laterales. La piel es básicamente marrón, roja en machos en temporada de celo. Posee varias bandas o manchas transversales oscuras presentes por el cuerpo, de ahí su denominación común.

En el dorso también presenta unas 7 manchas amarillentas o blancas, detalle muy característico de esta especie. Tiene 12 espinas dorsales, 18 radios dorsales blandos, 2 espinas anales y de 19 a 20 radios anales blandos. Destacan la presencia de tentáculos cercano a los ojos, incluso en otra áreas de la cabeza. Esta es grande al igual que los ojos y boca.

La babosa de bandas puede llegar a medir en estado adulto sobre los 7 cm de longitud. Se trata de peces que nadan en aguas entre 6 a 12 metros. Los peces adultos habitan en biotopos con poca iluminación, como pueden ser huecos o hendiduras entre rocas o cuevas. También pueden morar en los agujeros que confeccionan individuos del grupo Pholadidae, es decir, moluscos similares a las almejas que hacen hoyos al enterrarse.

El macho realiza la acción de seducir a la hembra mediante un ritual de cortejo basado en su movimiento corporal. Cuando inicia la puesta, las hembras depositan los huevos en el nido previamente elegido por el macho. Los huevos son colocados en el fondo marino y se mantienen pegados gracias a un recubrimiento pegajoso adhesivo que tienen. 

El macho tendrá la tarea de cuidar y vigilar los huevos. Al eclosionar los huevos, surgen larvas diminutas. Estas son planctónicas, y se mueven libremente por las aguas de las costas, cerca de la superficie.

La reproducción tiene lugar a partir del mes de mayo, aunque se puede alargar hasta julio. Cuando llega la época reproductiva, el macho puede levantar la parte superior del cuerpo como parte del ritual de cortejo. Los machos son los encargados de proteger a los huevos de amenazas.