Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez
Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez
Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez

La Cabrilla (Serranus cabrilla) es un pez con una coloración que varía en función del entorno y de su estado anímico entre rojizo, pardo, anaranjado o amarillento. El cuerpo está recorrido horizontalmente por entre 6 y 9 listas horizontales oscuras. Puede alcanzar los 40 centímetros de largo, aunque las medidas más habituales oscilan entre los 12 y los 25 centímetros.

En la cabeza presenta varias líneas oblicuas de coloración variable, amarillento, anaranjado, blanquecino o blanco azulado, que se extienden en forma de una o más bandas que recorren el cuerpo longitudinalmente. La mandíbula inferior sobresale de la superior, el preopérculo está dentado y hay dos espinas en el opérculo.

La aleta dorsal es muy alargada, y la primera mitad está dotada de fuertes espinas. La aleta caudal puede presentar un punteado blanco azul, y la anal tiene tres espinas en la parte anterior.

La cabrilla es un pez fuertemente territorial y vive de manera solitaria en fondos rocosos a poca profundidad, y lo podemos encontrar en todas nuestras escolleras. En las zonas donde no son molestados la densidad de población disminuye, al contrario que su tamaño, que suele ser bastante mayor, ya que su carácter agresivo, cuanto mayor es el tamaño del pescado le obliga a tener un territorio más extenso. No suele encontrarse más allá de los 60 metros de profundidad. Podemos encontrarlas por todo el Mediterráneo las costas templadas y cálidas orientales del Atlántico y hasta el Mar Rojo.Es un pez de pequeño tamaño, en especial si lo comparamos con algunos de sus parientes más cercanos como el mero y la lubina. Lo primero que destaca de la cabrilla son sus colores, sobre un fondo rojizo, que se puede oscurecer en los ejemplares capturados a más profundidad, presenta una serie de franjas verticales de color marrón (entre 7 y 9) que son cruzadas por una raya blanquecina horizontal que cruza toda la longitud del pescado, seguida de dos o tres líneas anaranjadas que también desde la cabeza hasta la cola. El color de la panza es bastante claro, blanquecino con un punto rojizo. Destaca el gran tamaño de su boca, denotando su carácter depredador.

Depredador, ataca y se alimenta de todo lo que se mueve dentro de su territorio, ya sean pequeños peces bentónicos (góbios, blénidos, etc.), crustáceos de todo tipo (cangrejos, gambas, pulgas, etc.), y además, gusanos de todo tipo, etc.

Es hermafrodita con genitales útiles para ambos sexos, aunque parece que no se auto fecunda. La reproducción tiene lugar entre la primavera y el verano. Los huevos descienden al fondo y se quedan pegados a las piedras. Como el resto de integrantes del género “Serranus”, es hermafrodita simultáneo, es decir, que es macho y hembra a la vez. En caso de no encontrar pareja en la época de reproducción (abril-julio), se puede dar el caso de que se pueda auto-fecundar.