Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez
Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez
Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez

La Moma amarilla (Tripterygion delaisi) es un pez que cuenta con un cuerpo alargado, con una longitud media de unos 10 cm de longitud, con el perfil de la frente ligeramente cóncavo, y un hocico más o menos agudo. Presenta tres aletas dorsales: la primera, que nace por delante de las pectorales, tiene tres radios cortos y duros, la segunda tiene entre 16 y 18 radios duros con los dos primeros especialmente largos, y la tercera tiene de 24 a 28 radios blandos.

La coloración es grisácea en general con cinco bandas transversales que se difuminan en la zona ventral. En el caso de los machos en celo, lucen una librea muy llamativa, con la cabeza negra hasta la aleta pectoral, donde se aprecia una raya blanca, y el resto del cuerpo de color naranja brillante, excepto el borde de las aletas dorsales, que es de color azul.

Suelen vivir en aguas poco profundas, costeras y, sobre todo, en sustratos rocosos. Se encuentra bajo salientes de rocas, entradas de cuevas y otros biotopos en los que existe escasez de luz, aunque es posible encontrarlo en zonas iluminadas.

Es relativamente fácil acercarse a él y sólo se desplaza unos decímetros cuando se siente inquieto o amenazado. En verano es más fácil acercarse, durante la parada nupcial, que es un espectáculo fascinante. Se suelen alimentar de invertebrados bentónicos y su reproducción suele producirse entre Mayo y Junio, donde podemos ver a los machos mostrar esos colores tan llamativos y tan inconfundibles.