Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez
Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez
Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez

El Serrano o Vaca (Serranus scriba) tiene el cuerpo alargado y la cabeza cónica con la boca en posición terminal. Puede llegar a medir hasta 30 cm pero lo más común es que mida alrededor de 20 cm. Presenta una única aleta dorsal larga. Es de color marrón rojizo con 4-7 bandas verticales más oscuras, la aleta caudal es de color anaranjado. En los laterales tiene una mancha de color azul muy característica. En la cabeza y el hocico podemos ver un dibujo azul y rojizo. Es el Serránido mas habitual de nuestras Costas, formando parte de la misma familia (Serranidae) que el Mero (Epinephelus marginatus) o la Lubina (Dicentrarchus labrax).

Podemos encontrarlo en el Mar Mediterráneo, el Mar Negro y en el Atlántico oriental hasta el golfo de Vizcaya. Vive en aguas poco profundas (máximo 30 metros), entre rocas y zonas de arena, en praderas de Posidonia, aunque también lo podemos ver en el interior de esponjas, equinodermos y tubos vacíos de poliquetos.

Son peces carnívoros. Se alimentan principalmente de peces, crustáceos y moluscos. Son verdaderos hermafroditas, es decir, los individuos son macho y hembra a la vez y esto hace que pueden fecundar sus propios óvulos (fecundación interna) pero generalmente la fecundación es externa. Se reproducen entre abril y agosto. Para desovar se acercan a la orilla y dejan los huevos entre las rocas del fondo donde quedan adheridos.

Se puede confundir con otras especies del género Serranus, como el Serranus Cabrilla o el Serranus hepatus, aunque debido a su coloración, forma, tamaño y distribución, son bastante características para poder identificarlo de forma correcta. Se diferencia básicamente por la mancha azulada que presenta en el vientre, señal muy característica de esta especie tan común en aguas del Mediterráneo.

Como curiosidad de esta especie, recibe el nombre de scriba por los dibujos que tienen en la cabeza, ya que por su forma, recuerdan a símbolos arábigos. Son peces solitarios pero en épocas de celo nadan en pareja.