Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez
Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez
Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez

El Tordo rojo (Symphodus mediterraneus) es una especie perteneciente a la familia de los lábridos de pequeño tamaño, con un cuerpo muy ovalado, boca pequeña y pedúnculo caudal con una aleta redondeada. Puede medir hasta unos 20 cm. La longitud de la cabeza es igual a la altura del cuerpo. Tiene unos labios medianamente gruesos y la mandíbula superior algo más larga que la inferior. Es de aspecto amarronado con una zona inferior gris o amarillenta, con una mancha oscura y grande en la parte superior del pedúnculo caudal y, una mancha amarillenta en el margen del pedúnculo de la aleta pectoral. Es una especie dicromática permanentemente.

Vive en fondos de roca litorales entre 1 y 50 cm de profundidad. Es común encontrarlo nadando entre praderas de Posidonia. Los jóvenes viven cerca de la costa pero se desplazan hacia aguas más profundas en invierno a medida que su edad aumenta. Tiene una distribución básicamente mediterránea, también coloniza las costas atlánticas, andaluzas y portuguesas. También podemos encontrarla en el norte de Marruecos. Se alimenta principalmente de moluscos, poliquetos, erizos y briozoos.

Las hembras son maduras a los dos años y los machos entre los dos o los tres. Los machos son territoriales durante la reproducción y solitarios también en invierno, época en la cual los individuos jóvenes pueden formar pequeños grupos.
Como muchos lábridos se suelen desplazar en parejas empleando las aletas pectorales. La época de reproducción es de mayo a agosto. Los machos como la mayoría de Symphodus construyen un nido con trozos de alga, sobre fondos blandos y de roca. Las hembras son atraídas por el macho cuando este sale del nido y muestra su vientre. Algunos machos pueden realizar fecundaciones parásitas imitando el comportamiento de las hembras. Cuando acaban la puesta el macho cubre el nido con arena y descansa próximo al nido para protegerlo. Una vez terminada la puesta el macho no ventila los huevos como hacen otros machos de este genero sino que dedica su tiempo a la alimentación.

Como curiosidad de esta especie, los machos adultos se diferencian de las hembras y de los machos inmaduros por el color rojo del cuerpo que suele ser muy intenso durante en época de celo.

Autoría de las imágenes: Joan Moya Galmes