Corva – Sciaena umbra Imagen principal cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez

Corva – Sciaena umbra Imagen principal cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez

Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez
Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez
Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez

La Corva (Sciaena umbra) posee un cuerpo moderadamente alargado, alto y comprimido. Morro redondeado y boca ínfera. Mentón sin verruga debajo. Dos aletas dorsales, la primera con 10 radios duros; la segunda con 1 duro y 25 blandos. Aleta anal con 2 radios duros (el segundo muy largo y grueso) y 7 blandos. Aleta caudal con el borde en forma de S suave. Color gris oscuro o marrón, con reflejos verdoso por el dorso; vientre blanquecino; morro y parte de la cabeza con reflejos violáceos; aletas pelvianas y anal negras; aletas dorsales gris oscuro con el borde negro. Pueden alcanzar hasta los 50 cm de longitud.

Son básicamente activos de noche y se alimentan de pequeños peces, crustáceos, moluscos, gusanos y algas. Durante el día aparecen en grupo cerca de sus refugios. Suelen permanecer en ese lugar, moviendo ligeramente las aletas y son una especie muy huidiza.

Aparecen en hendiduras y cuevas, sobre diversos fondos y desde las aguas superficiales hasta las grandes profundidades. Podemos encontrarlo en todo el Mediterráneo.

Como curiosidad en esta bonita especie, en su cabeza podemos encontrar una partícula mineral, de aspecto similar al marfil o al alabastro, compuesta por carbonato de calcio a la que acompaña una preciosa leyenda. La historia narra cómo el mago Merlín entregó al Rey Arturo, cuya educación le fue encomendada, una piedra preciosa de color blanco que tenía la capacidad de cambiar su color si el gobernante no actuaba como se esperaba. Su constante color blanco sirvió para ensalzar su reinado al considerarse el testimonio de la bondad y buen hacer del monarca.

La piedra era precisamente un otolito, del griego otos (oído) y lithos (piedra), cuyo nombre alude a su ubicación en la cavidad auditiva de este curioso pez. Con estas pequeñas piedras se pueden realizar productos de artesanía como pulseras, collares, anillos.

Congrio – Conger conger

Congrio – Conger conger

Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez
Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez
Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez

El Congrio (Conger conger) es pez grande, de hasta 2 metros de longitud, de cuerpo compacto, cilíndrico, con forma de serpiente o anguila, pero más aplanado lateralmente en la zona posterior. No poseen escamas. cabeza comprimida en la parte dorsal, y la boca es grande, siendo la mandíbula superior más larga y prominente. Labios gruesos y dientes bastante afilados,  y el premaxilar, también con dientes. Las aberturas nasales tienen una cubierta dérmica tubular, y las posteriores están casi en contacto con el ojo. Tras la cabeza una hendidura branquial a cada lado. Aleta dorsal (de 270 – 300 radios blandos), que se origina tras la pectoral (16 – 19 blandos), y es continua con la aleta anal (205 – 230 radios blandos), y la aleta caudal, bastante rudimentaria. No tiene aletas pélvicas. Color gris, parduzco o negruzco, y más blanquecino en la zona ventral, aunque también depende de dónde vivan: los congrios de zonas profundas son de un blanco más claro, mientras que los de zonas poco profundas y rocosas son más oscuros.

El comportamiento alimentario de los congrios empieza al anochecer. Durante toda la noche busca presas saliendo de sus hendiduras, aunque si se le presenta una buena oportunidad no rechazará una presa diurna. Para encontrar alimento se desplaza a zonas próximas a la costa dónde hay más cantidad y variedad de alimento. Su dieta está basada en peces, crustáceos y moluscos como el pulpo y el calamar. Cuando caza arranca trozos de carne de sus presas con unos movimientos giratorios que realiza con su cuerpo.

La reproducción tiene lugar una vez el congrio a alcanzado un determinado tamaño. Los machos a los 5 años con una medida de 57 cm y las hembras al medir 2 metros, pasados 15 años. En ese momento la hembra crea una masa gonadal (glándulas sexuales), que puede superar la mitad de su peso. Realizan migraciones horizontales y verticales más o menos largas dónde encuentran a los machos. Sólo se reproducen una vez en su vida, ya que después se descalcifican y mueren. Su puesta está constituida de unos 3 a 6 millones de huevos y su desarrollo desde la eclosión hasta su fase juvenil pasa por diversas fases larvarias de diferentes tamaños y formas. El juvenil llegará a los 8 cm y continuará creciendo hasta adquirir el estadio adulto.

Como curiosidad de esta especie, el Congrio suele tener cicatrices anulares originadas por las ventosas de su comida predilecta, los calamares. Son animales muy resistentes a las heridas, muy voraces, pero no agresivos ante un buceador, como norma general, aunque si se le molesta y se siente atacado, puede llegar a morder.

Gobio de boca roja – Gobius cruentatus

Gobio de boca roja – Gobius cruentatus

Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez
Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez
Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez

El Gobio de boca roja (Gobius cruentatus), al igual que otros góbios, posee un cuerpo alargado, robusto y cilíndrico. Puede alcanzar los 18 cm de longitud. Presenta escamas en la mejilla y el opérculo, y un tentáculo cutáneo en la parte anterior. Disco pélvico no completo, al estar la membrana anterior no muy desarrollada. Entre 52 y 58 escamas en la línea lateral. Primera aleta dorsal con 6 radios espinosos y la segunda con 1 espinoso y 14 blandos; pectoral con 20 o 21 radios blandos, los superiores libres en parte. Color pardo, con manchas marrones, rosas o rojizas, pero con unos labios rojos muy característicos.

Color pardo, jaspeado de manchas mas claras o mas oscuras que la coloración base. Sobre los labios presenta una mancha blanca y, junto a esta, se encuentran manchas de color rojo sangre que pueden verse tambien sobre la mandíbula inferior.

Es una especie solitaria y territorial que vive en los fondos de arena y fango, y también entre bloques de piedras en las que encuentra refugio. La profundidad donde podemos encontrarlo puede variar desde los 10 a los 45 metros. 

Es una especie de litoral que se alimenta de crustáceos y moluscos. Su reproducción es durante los meses de Octubre a Diciembre.

Al verse amenazados se esconden en las grietas de rocas y piedras, buscando refugio en la oscuridad de estas. A la hora de identificarlo, como hemos comentado anteriormente, son importantes la zonas de rojo intenso de su cabeza y sus característicos labios rojos que hacen que su identificación sea inconfundible.

Cabrilla – Serranus cabrilla

Cabrilla – Serranus cabrilla

Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez
Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez
Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez

La Cabrilla (Serranus cabrilla) es un pez con una coloración que varía en función del entorno y de su estado anímico entre rojizo, pardo, anaranjado o amarillento. El cuerpo está recorrido horizontalmente por entre 6 y 9 listas horizontales oscuras. Puede alcanzar los 40 centímetros de largo, aunque las medidas más habituales oscilan entre los 12 y los 25 centímetros.

En la cabeza presenta varias líneas oblicuas de coloración variable, amarillento, anaranjado, blanquecino o blanco azulado, que se extienden en forma de una o más bandas que recorren el cuerpo longitudinalmente. La mandíbula inferior sobresale de la superior, el preopérculo está dentado y hay dos espinas en el opérculo.

La aleta dorsal es muy alargada, y la primera mitad está dotada de fuertes espinas. La aleta caudal puede presentar un punteado blanco azul, y la anal tiene tres espinas en la parte anterior.

La cabrilla es un pez fuertemente territorial y vive de manera solitaria en fondos rocosos a poca profundidad, y lo podemos encontrar en todas nuestras escolleras. En las zonas donde no son molestados la densidad de población disminuye, al contrario que su tamaño, que suele ser bastante mayor, ya que su carácter agresivo, cuanto mayor es el tamaño del pescado le obliga a tener un territorio más extenso. No suele encontrarse más allá de los 60 metros de profundidad. Podemos encontrarlas por todo el Mediterráneo las costas templadas y cálidas orientales del Atlántico y hasta el Mar Rojo.Es un pez de pequeño tamaño, en especial si lo comparamos con algunos de sus parientes más cercanos como el mero y la lubina. Lo primero que destaca de la cabrilla son sus colores, sobre un fondo rojizo, que se puede oscurecer en los ejemplares capturados a más profundidad, presenta una serie de franjas verticales de color marrón (entre 7 y 9) que son cruzadas por una raya blanquecina horizontal que cruza toda la longitud del pescado, seguida de dos o tres líneas anaranjadas que también desde la cabeza hasta la cola. El color de la panza es bastante claro, blanquecino con un punto rojizo. Destaca el gran tamaño de su boca, denotando su carácter depredador.

Depredador, ataca y se alimenta de todo lo que se mueve dentro de su territorio, ya sean pequeños peces bentónicos (góbios, blénidos, etc.), crustáceos de todo tipo (cangrejos, gambas, pulgas, etc.), y además, gusanos de todo tipo, etc.

Es hermafrodita con genitales útiles para ambos sexos, aunque parece que no se auto fecunda. La reproducción tiene lugar entre la primavera y el verano. Los huevos descienden al fondo y se quedan pegados a las piedras. Como el resto de integrantes del género “Serranus”, es hermafrodita simultáneo, es decir, que es macho y hembra a la vez. En caso de no encontrar pareja en la época de reproducción (abril-julio), se puede dar el caso de que se pueda auto-fecundar.

Castañuela – Chromis chromis

Castañuela – Chromis chromis

Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez
Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez
Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez

La castañuela (Chromis chromis) es una especie de pez del orden Perciformes y de la familia Pomacentridae. De tonalidad de pardo oscura, posee una longitud en torno a los 10 cm y el cuerpo aplanado lateralmente. La aleta caudal es ahorquillada. Los juveniles, de hasta un centímetro de longitud, son de un vistoso azul eléctrico. Se trata de una especie muy común en el Mar Mediterráneo y también está presente en el Océano Atlántico. De conducta gregaria, se agrupa en cardúmenes poco densos a poca profundidad, especialmente en costas rocosas. ​Los adultos defienden de forma muy agresiva sus territorios, especialmente las puestas.

Se caracteriza por presentar un cuerpo oval, comprimido, cubierto de escamas grandes y visibles. Tiene la cabeza corta, con una boca pequeña y protráctil. Las aletas pectorales son anchas, con forma de espátula. La caudal es muy ahorquillada, con lóbulos afilados, además es incolora en el centro, lo que le hace parecer más escotada de lo que en realidad es. Poseen una única aleta dorsal. En los adultos el color es castaño oscuro, mientras que los juveniles tienen un color azul eléctrico. Pueden alcanzar los 16 cm de largo.

Tienden a formar densos bancos que sirven de presas a otras especies. El banco de peces o cardumen es una forma de vida que aporta diversas ventajas a los peces como: la defensa contra predadores (mejorando su detección y diluyendo la posibilidad de captura), perfecciona el éxito de depredación y, además, mejorando la forma de encontrar compañeros. Otra medida beneficiosa de la agrupación en cardúmenes, es el incremento de la eficiencia hidrodinámica.

En la época de puesta son muy agresivas para defender sus huevos, especialmente frente a las doncellas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cabruza – Parablennius gattorugine

Cabruza – Parablennius gattorugine

Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez
Cabruza
Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez

la Cabruza (Parablennius gattorugine). Este pequeño pececillo marino puede observarse con frecuencia a lo largo de las costas rocosas cuando hay marea baja, escondidos entre las piedras de los pequeños charcos. Se distribuye por la costa este del océano Atlántico, entre las Islas Británicas y las costas de Marruecos, y por el mar Mediterráneo.

Es un pez de cuerpo alargado, de hasta 30 centímetros de longitud, aunque normalmente bastante menor, de color pardo claro o grisáceo, con siete bandas verticales más oscuras. La aleta dorsal, que es única, es más alta por delante que por detrás. La cabeza tiene dos tentáculos nasales cortos y otros por encima de los ojos bastante más largos y ramificados. La piel no tiene escamas. y unas glándulas segregan una mucosidad, que da origen a su nombre de babosa.

Su boca, que tiene forma de ventosa, le permite aferrarse sólidamente a las rocas para no ser arrastrado por la corriente. Tiene dientes finos en cada mandíbula.

Se alimenta de desechos orgánicos y de animalillos plantónicos.

Hábitat: Costas rocosas desde las aguas superficiales hasta unos 30 metros de profundidad. Muy abundantes en determinadas zonas.

Biología: Activo durante todo el día. Alimentación diversa y oportunista, bien a base de carroña o de pequeños animales, preferiblemente de cuerpo blando (gusanos). El desove se produce en primavera, siendo el macho quien vigila la puesta.

Para el periodo reproductor, los machos buscan un agujero, en el que se introducen marcha atrás, y mantienen fuertes peleas territoriales con otros machos. Después, ellos serán los encargados del cuidado de la puesta.

COLABORADORES

SSI - Freediving
SSI - Freediving
Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez
Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez
Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez
Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez
aquas
rocalbsub

CONTACTO

13 + 14 =