Tordo Rojo – Symphodus mediterraneus

Tordo Rojo – Symphodus mediterraneus

Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez
Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez
Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez

El Tordo rojo (Symphodus mediterraneus) es una especie perteneciente a la familia de los lábridos de pequeño tamaño, con un cuerpo muy ovalado, boca pequeña y pedúnculo caudal con una aleta redondeada. Puede medir hasta unos 20 cm. La longitud de la cabeza es igual a la altura del cuerpo. Tiene unos labios medianamente gruesos y la mandíbula superior algo más larga que la inferior. Es de aspecto amarronado con una zona inferior gris o amarillenta, con una mancha oscura y grande en la parte superior del pedúnculo caudal y, una mancha amarillenta en el margen del pedúnculo de la aleta pectoral. Es una especie dicromática permanentemente.

Vive en fondos de roca litorales entre 1 y 50 cm de profundidad. Es común encontrarlo nadando entre praderas de Posidonia. Los jóvenes viven cerca de la costa pero se desplazan hacia aguas más profundas en invierno a medida que su edad aumenta. Tiene una distribución básicamente mediterránea, también coloniza las costas atlánticas, andaluzas y portuguesas. También podemos encontrarla en el norte de Marruecos. Se alimenta principalmente de moluscos, poliquetos, erizos y briozoos.

Las hembras son maduras a los dos años y los machos entre los dos o los tres. Los machos son territoriales durante la reproducción y solitarios también en invierno, época en la cual los individuos jóvenes pueden formar pequeños grupos.
Como muchos lábridos se suelen desplazar en parejas empleando las aletas pectorales. La época de reproducción es de mayo a agosto. Los machos como la mayoría de Symphodus construyen un nido con trozos de alga, sobre fondos blandos y de roca. Las hembras son atraídas por el macho cuando este sale del nido y muestra su vientre. Algunos machos pueden realizar fecundaciones parásitas imitando el comportamiento de las hembras. Cuando acaban la puesta el macho cubre el nido con arena y descansa próximo al nido para protegerlo. Una vez terminada la puesta el macho no ventila los huevos como hacen otros machos de este genero sino que dedica su tiempo a la alimentación.

Como curiosidad de esta especie, los machos adultos se diferencian de las hembras y de los machos inmaduros por el color rojo del cuerpo que suele ser muy intenso durante en época de celo.

Autoría de las imágenes: Joan Moya Galmes

Flora – Microlipophrys canevae

Flora – Microlipophrys canevae

Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez
Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez
Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez

La Flora (Microlipophrys canevae) es un Blénido de pequeño tamaño, pudiendo llegar hasta los 8cm de longitud, con el cuerpo alargado y comprimido lateralmente y sin escamas. La cabeza no presenta tentáculos supraorbitales. La aleta dorsal es larga y posee 8 espinas y 15 radios blandos. La aleta anal 2 espinas y 16 radios blandos. Color variable, pardo oscuro a amarillento con puntos más oscuros. Vive en pequeños orificios hasta unos 2 metros de profundidad.

El cuerpo de la flora o también conocido como Blénido de Caneva es notoriamente alargado, más comprimido en los laterales cerca del área caudal. Generalmente no sobrepasan los 8 centímetros de largo. La cabeza es redonda, con ojos pequeños, en proporción con el resto de la cara, éstos son sobresalientes y redondeados, están localizados en la parte superior de la cabeza y orientados levemente a los lados.

La coloración de la flora es parda, con tonalidades claras que contornean las manchas más oscuras. Algunos especímenes pueden tener franjas alrededor de la aleta dorsal. Pueden mimetizarse con el entorno que les rodea, cambiando el matiz del cuerpo a negro, morado, beige o marrón.

En época de celo los machos presentan cambios en la coloración: tonalidades amarillas brillantes, naranjas fuertes o rojizas en la cabeza, que contrastan con tonos negros profundos y claros blanquecinos en el contorno de las manchas. Las aletas y el cuerpo también presentan otras coloraciones, aunque algo más tenues y uniformes. Conjuntamente a los cambios corporales, también hacen agitaciones con la cabeza para atraer a las hembras.

Cuando el macho ha seducido a la hembra, ambos se dirigen al nido, donde la hembra deposita los huevos fertilizados, que se fijarán en el sustrato a través de una sustancia adhesiva. Con posterioridad será el macho quien protegerá los huevos hasta la eclosión.

Autoría de las imágenes: Tomeu Martí Font

Sargo real o breado – Diplodus cervinus

Sargo real o breado – Diplodus cervinus

Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez
Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez
Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez

El Sargo real o breado (Diplodus cervinus) posee un cuerpo ovalado, alargado, alto y comprimido. Boca de labios gruesos y carnosos. Dientes de dos tipos: incisivos cortantes y molares. Color marrón achocolatado, con 5 bandas transversales anchas, más oscuras, sobre los flancos, una en la cabeza cruzando los ojos y  una manchita negra en la axila de las aletas pectorales; aletas con el borde negro; aletas pelvianas y anal casi negras y pudiendo alcanzar los 60 cm de longitud.

Es una especie costera que prefiere aguas cálidas, la encontramos entre los 2 y los 80 metros, pero puede vivir hasta los 300 metros de profundidad. Los podemos ver nadando en diferentes fondos como por ejemplofondos de roca, de arena, de fango. Normalmente los podemos ver en pequeños grupos de 5 a 10 individuos, aunque también es común verlos en solitario, sobre todo en los ejemplares de mayor tamaño, ya que les gusta realizar su caza y alimentación en solitario. Podemos encontrarlo en casi todo el Mar Mediterráneo. En el Atlántico lo encontramos desde el Golfo de Vizcaya y Madeira, hasta las Islas Canarias. Suele nadar acompañado de otras especies como sus familiares en parentesco como el Sargo común (Diplodus sargus) o la Mojarra (Diplodus vulgaris).

Son omnívoros (ya que se alimentan tanto de animales como de plantas), aunque tienen más predilección por otros animales que por las algas. Comen pequeños crustáceos, moluscos, erizos pequeños y gusanos. Son totalmente inofensivos para nosotros. Tienen una fecundación externa, liberan el esperma y los óvulos en el agua donde se dará la fecundación. Esta especie se reproduce entre los meses de enero y abril. Aunque el género Diplodus comparte ciertas similitudes entre las diferentes especies, son todas muy fáciles de reconocer. En el caso del cervinus, sus 5 bandas transversales en el lomo, además de otra que cruza la cabeza y su ojo lo hacen inconfundible. Es el Sargo más grande, ya que puede llegar a pesar hasta 5 Kg.

Corva – Sciaena umbra Imagen principal cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez

Corva – Sciaena umbra Imagen principal cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez

Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez
Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez
Preciosa imagen cedida por el fotógrafo Roberto Ramírez

La Corva (Sciaena umbra) posee un cuerpo moderadamente alargado, alto y comprimido. Morro redondeado y boca ínfera. Mentón sin verruga debajo. Dos aletas dorsales, la primera con 10 radios duros; la segunda con 1 duro y 25 blandos. Aleta anal con 2 radios duros (el segundo muy largo y grueso) y 7 blandos. Aleta caudal con el borde en forma de S suave. Color gris oscuro o marrón, con reflejos verdoso por el dorso; vientre blanquecino; morro y parte de la cabeza con reflejos violáceos; aletas pelvianas y anal negras; aletas dorsales gris oscuro con el borde negro. Pueden alcanzar hasta los 50 cm de longitud.

Son básicamente activos de noche y se alimentan de pequeños peces, crustáceos, moluscos, gusanos y algas. Durante el día aparecen en grupo cerca de sus refugios. Suelen permanecer en ese lugar, moviendo ligeramente las aletas y son una especie muy huidiza.

Aparecen en hendiduras y cuevas, sobre diversos fondos y desde las aguas superficiales hasta las grandes profundidades. Podemos encontrarlo en todo el Mediterráneo.

Como curiosidad en esta bonita especie, en su cabeza podemos encontrar una partícula mineral, de aspecto similar al marfil o al alabastro, compuesta por carbonato de calcio a la que acompaña una preciosa leyenda. La historia narra cómo el mago Merlín entregó al Rey Arturo, cuya educación le fue encomendada, una piedra preciosa de color blanco que tenía la capacidad de cambiar su color si el gobernante no actuaba como se esperaba. Su constante color blanco sirvió para ensalzar su reinado al considerarse el testimonio de la bondad y buen hacer del monarca.

La piedra era precisamente un otolito, del griego otos (oído) y lithos (piedra), cuyo nombre alude a su ubicación en la cavidad auditiva de este curioso pez. Con estas pequeñas piedras se pueden realizar productos de artesanía como pulseras, collares, anillos.